Hoy te lo digo cantando: gracias por estar ahí

Mientras seguimos con el tratamiento previo al trasplante, con el tratamiento dental y con la historia de las pulseras, tengo que darte las gracias por estar ahí, por tu apoyo, por tu colaboración, por tu solidaridad… y lo hago cantando:

Música del pasodoble de la comparsa “La Comunidad”, de Jesús Bienvenido

¡Te veo buen aspecto, Juanma!

Esta frase la estoy escuchando mucho últimamente de amigos que me ven presencialmente o a través de fotos en las redes sociales. Y no os podéis imaginar la alegría que me da el que me lo digan. Y estoy seguro que quien me lo dice también se alegra tela. Seré pesado, pero el apoyo y el acompañamiento que estoy sintiendo en este proceso del #yomecuro me tiene absolutamente desbordado. Con el empuje de tanta gente es imposible fallar…

Hoy empezó para mí el día temprano, muy temprano, a las 3:45 en planta. El dichoso insomnio, que podemos considerar el efecto secundario líder del tratamiento, -¿he dicho líder? ¿de qué me sonará a mí esa palabra desde el pasado domingo :-)?-. Duermo muy poco, por lo que el día se me hace muy largo, de ahí que busque actividades por hacer para mantenerme ocupado: veo cine y series, navego por internet, algunas tareas y compras para la casa, ayudo en algunas cosillas del instituto desde la distancia, voy a mis ensayos de coro, me voy a mis caminatas y de vez en cuando al gimnasio e incluso acudo a aquellos sitios a los que me llaman para ayudar en lo que sea. Si por mí fuera estaría de alta y dando clases, porque el tratamiento me está sentando bastante bien, pero mis médicos no me lo recomiendan, porque son muchos los días que tendría que faltar por las analíticas, pinchzos y distintas pruebas que me están haciendo… Y encima ahora también de tratamiento dental para evitar posibles infecciones en la boca con vistas al próximo traslante que me harán. Y está claro que los que menos quiero que salgan perjudicados son mis alumn@s. Ahí está mi sustituta Rocío dando el callo y haciéndolo divinamente.

Cada vez que voy a pincharme me dice la enfermera que, además de todos los medicamentos que estoy tomando, me tome un Primperán si noto náuseas o fatiga, lo cual por lo visto es bastante habitual en este tipo de tratamientos. Pues bien, llevo ya 23 pinchazos en total y afortunadamente no me he tenido que tomar ni uno solo. Y la gente me dice que la actitud hace mucho… Ojalá sigamos así…

Esta mañana tras dejar a mi Patri en su instituto me dirigí a Torretriana porque me habían invitado a una reunión de constitución del equipo coordinador del programa Prodig de digitalización de centros de Andalucía, pero antes me pegué una agradable caminata de una horita por toda la Cartuja, aunque hacía fresquito, la verdad.

 

En una de las salas de reuniones de la Consejería de Educación hicimos una jornada de trabajo muy completa y pude coincidir con amigos y compañeros que trabajan en otros centros educativos o en Consejería, que hacía tiempo que no veía en la mayoría de los casos y que se han interesado por cómo estaba. He podido escuchar varias veces el “Yo te veo muy bien, Juanma” y muy contento de poder decirles que llevo muy bien el tratamiento y que todo va según lo previsto por los que saben de esto.

Para estas cosas siempre estaré disponible, mientras mi cuerpo me lo permita, claro, porque entiendo que toda aportación es buena y si se hace con la intención de construir está claro que algo podremos conseguir. Es evidente que hay muchos problemas, que hay falta de recursos y de dispositivos para poder usar las TIC de una forma conveniente en los centros, pero entiendo yo que algo se podrá hacer, ¿no? Al menos con “Escuelas conectadas” ya tenemos – o está llegando- la buena conexión. Que digo yo que se podrán plantear proyectos de centros que optimicen recursos, que usen otras metodologías con ayuda de las TIC y protagonismo del alumnado, que se digitalice la organización del centro y la comunicación con la comunidad educativa -tenemos un Séneca/Pasen que es la envidia de otras Comunidades, con alguna que otra falta y deficiencia, sí, pero con el que cada vez se pueden hacer más cosas-. En nuestro IES Chaves Nogales hemos pedido el programa y está claro que ya tenemos mucho avanzado porque con el uso que hacemos de las TIC y de GSuite para Educación desde hace varios años, algo de experiencia en estas lides tenemos, aunque siempre se puede mejorar. Seguiré dentro de mis posibilidades los movimientos de este equipo de coordinación.

Y mientras tanto sigo con la Operación pulseras del #SeguimosJuanma #yomecuro que se me ha ocurrido hacer de forma solidaria. Ya está colaborando bastante gente y alguna más que está apalabrada. Mañana me llegan 300 pulseras más -las primeras 100 se me agotaron rápidamente- y mi hermana Auxi me dice que en su empresa van a montar una historia para apoyar la causa… #miedito pero superorgulloso y agradecido. Hay mucha gente buena, no me cabe duda.

Ya estoy recibiendo fotos de las pulseras que han recibido familiares, amig@s y compañer@s. Os prometo que las guardaré todas porque para mí cada una de ellas tiene un significado especial.

Si quieres alguna/s y así colaborar con la Fundación Josep Carreras contra la leucemia, rellena este formulario y si vives cerca, quedamos y te las doy. Si no estamos cerca puedes comprarlas en esta página y te las mando por correo postal. Muchas gracias por tu colaboración.

Y también me entero que mi amigo Miguel ya tiene prevista su operación con buenas perspectivas y que Fran ya ha iniciado también su tratamiento para curarse también, porque tengo claro que #noscuramos…

#SeguimosJuanma #yomecuro

Operación pulseras #yomecuro #SeguimosJuanma

Me ha dado por hacer pulseritas, sí. He encargado unas pocas y se las he regalado a familiares y compañer@s y amig@s cercanos, pero es evidente que me he quedado muy corto, pues me siento tan querido que por muchas pulseras que pida siempre serán pocas. Sí, ya sé que si pido 1 millón de pulseras no me quedo corto seguro -porque como decía el cantante Roberto Carlos “yo quiero tener un millón de amigos”, pero creo que muchos son-.

He pensado mucho en cómo hacerlo, porque a raíz de poner fotos de las pulseras en las redes sociales son muchas las peticiones que he recibido desde un montón de sitios. Lo dicho, un montón de amig@s. Y se me ha ocurrido hacer una acción solidaria para que, a la vez que se consiguen las pulseras que cada cual quiera, contribuya con la Fundación Josep Carreras contra la leucemia para ayudar a los que más lo necesitan y seguir avanzando para conseguir más recursos y más investigaciones para acabar con esta lacra.

¿Cómo hay que proceder?

Es muy fácil. Rellena este formulario con los datos que se piden y haz tu aportación voluntaria en esta página. Ahí está todo explicado, aunque si tienes alguna duda mándame un correo a juandiaz8@gmail.com

Por supuesto que no es obligatorio ponerse la pulsera, pero sí me gustaría que la tuvieras en un lugar destacado para que cada vez que la veas sepas que estás realizando una buena acción.

Y por supuesto que #yomecuro. #SeguimosJuanma…

Sentimientos encontrados

Ya conté en el post anterior que esta semana retomaba el tratamiento. Serán dos ciclos más de 28 días con las inyecciones de quimio y el pastilleo correspondiente. Empecé el pasado lunes y de momento me encuentro bien, salvo el dichoso insomnio que ha vuelto a aparecer, pero lo llevo lo mejor posible. Acabo de llegar del Hospital de ponerme un nuevo pinchazo de Velcade para seguir con el ciclo… y ya van 22 chutes. Esta mañana también asistí a la Clínica dental Acedo & Martín, donde el amigo Carlos y su gente me han atendido estupendamente, pues me tenía que hacer una revisión dentaria, según recomendación de mis hematólog@s para evitar posibles infecciones con el tratamiento que llevo y el que me queda por delante. Altamente recomendable esta clínica dental por su trato y profesionalidad. La semana que viene estaremos de nuevo por allí…

Hace un par de semanas recibo un whatsapp de Fran, mi sustituto del curso pasado, diciéndome que le habían llamado de la Delegación de Sevilla para ofrecerle una sustitución. Y entre los centros que le ofrecen, que fueron varios, uno era el IES Chaves Nogales. Y él pensó: “Esta es la sustitución de Juanma, seguro”. Y la cogió del tirón, a pesar de que él vive en un pueblo de Albacete y estaba próximo a que lo llamaran para un destino más cercano a su domicilio. Me escribió muy contento y yo me puse más contento todavía, porque es un chaval que ha demostrado implicación en el trabajo, se ha hecho bien con el centro -a pesar de su corta experiencia docente- y creo que era lo mejor que podía pasar, que Fran me sustituyera. Pero al día siguiente de que lo llamaran tenía una prueba médica y, por tanto, se incorporaría al puesto de trabajo un día después, pero lamentablemente no ha podido ser. En dicha prueba le encontraron algo raro y lo tuvieron que dejar ingresado para hacerle otras pruebas complementarias.

Tuvo que renunciar a la sustitución y estuvimos hablando varios días, porque la prioridad estaba clara cual era: su salud. Finalmente le han detectado un linfoma de Hogkins, pero que tiene un buen pronóstico de curación, por encima del 90% de los casos. Palo gordo. Pero hay que animarse y seguir adelante porque ahora el hashtag de su vida es el #yomecuro, que comparto con tanta gente y que se inventó el amigo Valentín. Sigo hablando con Fran, lo veo animado y estoy seguro que sale de ésta. Un abrazo fuerte, amigo, y aquí estamos para lo que necesites. Sentimiento encontrado: de tristeza por la noticia y de alegría por cómo va a luchar contra la enfermedad.

Y hace un par de días me escribe mi amigo Miguel Rosa y me dice que está de pruebas médicas y que le han mandado al cirujano porque le han detectado algo raro en el estómago. Y me llama después de la consulta y me dice que tiene cáncer de estómago. Y ayer lo escribe en su azotea. Otro que se une al #yomecuro. Sentimiento encontrado: de tristeza por la noticia y de alegría por cómo va a luchar contra la enfermedad.

Y ahora tocan sentimientos positivos. Desde ayer y hasta mañana se está celebrando en las oficinas de Google España, en Madrid -donde tuve la fortuna de estar de visita y reunión con mi gente del equipo de coordnación de GEG España este verano- la Academia de Educadores innovadores de Google. 36 profes que fueron elegidos según los proyectos presentados, muchos de los cuales son buenos amigos y amigas. Y entre ellos, mi amiga María Barceló me tuitea esto:

Y encima todos se hacen fotos con la foto… y yo alucino 🙂

Tengo que reconocer que me hubiera encantado estar allí, que me hubiera encantado haber hecho un proyecto -que podría haber sdo seleccionado o no-, pero al menos haber tenido la oportunidad de intentarlo. Pero es evidente que no estoy en momento para eso, pues ahora mismo la prioridad es la que es y tengo que centrarme en el proceso para el #yomecuro.

Lo que sí pude hacer ayer para compensar de alguna manera fue asistir al evento organizado por la empresa de mi cuñado Joaquín, Emergya, junto a la gente de Google Cloud. Fue un evento muy técnico, pero me gustó mucho pues se habló del trabajo en la nube, de seguridad, de big data, de ejemplos de empresas y entidades que ya trabajan en la nube con aplicaciones concretas. Y también estuve con mi hermana Auxi

Septiembre

Acababa el mes de agosto con la aféresis (extracción de células) que me hicieron y que os conté por aquí. Y comenzaba un septiembre que para mí iba a ser bastante distinto a los vividos los años anteriores. Desde el día 1 -bueno, este año el día 3, al ser el 1 sábado- se empieza en los institutos con los exámenes de septiembre y las correspondientes evaluaciones y período de reclamaciones. Con esto se da por finiquitado el curso anterior de forma definitiva y se empieza con la preparación del inminente curso siguiente. Reuniones, sesiones formativas, reparto de grupos, preparación de horarios, programaciones… una serie de tareas que tiene bastante ocupado al profesorado y, de manera especial, al equipo directivo.

Los últimos años en los que he formado parte del equipo directivo del IES Chaves Nogales, os puedo asegurar que los meses de septiembre han sido los más intensos que he podido vivir, profesionalmente hablando. Había que hacer muchas cosas en muy poco tiempo. Y eso que algunas de las tareas las hacíamos en verano, en julio fundamentalmente y alguna también en agosto. Y salíamos adelante, mejor o peor, pero conseguíamos tener todo preparado para el curso que comenzaba.

Este año para mí es todo distinto. Ya no pertenezco al equipo directivo pero además, como sabéis, estoy de baja. Sin embargo me he ofrecido para ayudar al nuevo equipo directivo en todo lo que necesitaran y así lo he hecho, desde la distancia, gracias a lo bien que trabajamos usando las herramientas de GSuite e incluso con alguna que otra incursión presencial, que me sirvió para saludar a compañeros y amigos. Desde aquí le deseo toda la suerte del mundo al nuevo equipo directivo -formado por Mª Carmen, José Luis, Rocío y mi tocayo Juanma- para que “el Chaves” siga siendo el centro de referencia que es. Y, por supuesto, les reitero mi ofrecimiento de ayuda para todo lo que necesiten, aunque sea desde la distancia.

Es distinta hasta la meteorología porque no es normal el calor -o la caló como se dice por aquí- que estamos soportando estos días de septiembre. A ver si se va pronto porque en las aulas tiene que ser insoportable. Esto es algo a lo que hay que buscarle desde la Administración una solución para el futuro, porque aquí en Andalucía está claro que el aire acondicionado es una necesidad.

Y casi para terminar el mes, hoy he ido a consulta a la Unidad de Hematología del Hospital Virgen del Rocío, acompañado como siempre por mi mujer, que siempre está ahí. Me confirman que antes del trasplante de médula que me harán tendremos que hacer un par de ciclos más de tratamiento, que empezaremos el próximo lunes. Así que volvemos al pastilleo y a los chutes de Velcade -mi quimio particular-, que espero que no me sienten muy mal. Lo previsto. Por tanto, todo va según lo planificado, lo cual es sin duda una buena noticia.

Y ahí os quiero a todos y a todas como hasta ahora: empujando, animando, acompañando y ayudando para el #yomecuro, que no me cabe duda que vamos a conseguir. Me encanta recibir vuestras llamadas y mensajes de ánimo por distintas redes (Whatsapp, Twitter, facebook, Instagram…). Que quede claro que en ningún caso molestáis, todo lo contrario, ayuda tela.

Y mis caminatas que no falten…

#SeguimosJuanma

Un pasito más…

Acabo de llegar del Hospital de que me quitaran el catéter que tenía puesto en la ingle para la extracción de células madre, tal y como comenté en el post anterior. Han sido 3 días consecutivos acudiendo, acompañado de mi mujer, a la Unidad de Aféresis del Hospital Virgen del Rocío, donde he sido atendido estupendamente por auténticos profesionales de la sanidad pública: las auxiliares Loli y Mariluz, los enfermeros Antonio y Charo (con los que me hice una foto) y los médicos Jesús, Lola, Virginia y Silvia.

Podemos decir que hemos dado otro pasito más para luchar contra el mieloma. Una vez extraídas las células, se congelarán y habrá que esperar 2-3 meses para el autotrasplante de médula y seguramente tendré algún ciclo de tratamiento intermedio, pero eso ya me lo confirmarán a finales de septiembre, que es cuando tengo que volver a ir a consulta.

Me encuentro bien, animado, con fuerza y muy agradecido por el apoyo recibido… y así seguiremos porque esto es un camino largo que hay que recorrer, sin prisas pero sin pausas.

Se acaba agosto y el lunes es la vuelta al cole, al menos para los profes, pero yo iré a mi médica de cabecera para renovar la baja, pues lamentablemente no me podré incorporar. Tengo que seguir con este lío para intentar curarme. Y digo lamentablemente porque, como ya he comentado en alguna ocasión, echo de menos mis clases y el contacto con compañeros y alumnos de mi instituto, pero todo llegará. Ahora hay que estar en lo que hay que estar…

Para terminar quiero volver a agradecer vuestro acompañamiento en todo este proceso. No puedo poner aquí la cantidad de comentarios recibidos, pero a modo de representación voy a dejaros algunas fotos que me han alegrado mucho verlas publicadas. Gracias @CoroHdadSJO, Migue, Luna, César, Ana Belén, Yolanda, Juan, Castro, Yoli, Marta, Paula, Patri, Merchi, Quino, Mª Ángeles, Marta, Raquel y Luis.

#SeguimosJuanma #yomecuro.


Llega el momento de la aféresis (actualizado)

Como ya comenté en un post anterior, tras casi un mes de descanso de tratamiento, ahora a finales de agosto empezábamos con los preparativos para el trasplante de médula. Desde el pasado sábado 25 -que estaba con la familia en Madrid- me estoy poniendo 3 inyecciones diarias, 2 de ellas para estimular las células que me extraerán y una de heparina para evitar la coagulación de la sangre.

Hoy, día 28, tenía que ir a revisión al Hospital para que me hicieran una analítica a través de la cual viéramos cómo vamos.

Allí he estado, acompañado como siempre por mi Merchi. Nos dirigimos directamente a la Unidad de Aféresis, que está en el edificio principal del Hospital Virgen del Rocío, donde estaba citado a las 8:30. Nos recibe Charo, la enfermera, que será quien me saque la sangre. Las venas las tengo un poco castigadas por la cantidad de pinchazos y extracciones de sangre que llevo en estos meses, pero me la pudo sacar sin problemas. Charo nos dice que nos vayamos a desayunar y que en unos 45 minutos tendríamos los resultados de la analítica. Y así fue. Volvimos, nos avisaron al poco tiempo y ya estaba la doctora Escamilla para decirnos que la analítica arrojaba los resultados esperados. Que todo estaba bien y que si no había ningún problema mañana empezaríamos con la extracción de células.

Me pregunta la doctora: ¿algún efecto de las inyecciones? Le contesto que la verdad es que sí, pues llevo un par de días con dolores musculares a la altura de las lumbares; sobre todo esta noche he estado muy molesto y me ha costado conciliar el sueño. Me comenta que esto es un efecto secundario de las inyecciones y me recomienda que tome algún calmante para minimizar el dolor.

Así que mañana estaremos nuevamente por allí a las 8:30 para que me pongan un catéter y comenzar con la extracción. Esto es la aféresis, que no me la pueden hacer pinchando directamente en vena debido al estado de las mismas, de ahí la necesidad de un catéter. La doctora me ha comentado que será necesario uno o dos días para la extracción completa. Nos quedaremos con las células buenas que congelarán y serán las células madre que me implantarán en el trasplante dentro de un par de meses. Y a las células malas que le vayan dando…

Mañana editaré el post y os seguiré contando cómo me ha ido… #SeguimosJuanma #yomecuro

Actualización (29/08/2018):

Llegamos a las 8:30 a la Unidad de Aféresis y somos recibidos por los enfermeros Antonio y Charo, la auxiliar Loli y las doctoras Lola y Virginia. Nos explican el procedimiento a seguir y nos llevan a otras dependencias donde me pondrán el catéter para la extracción de las células. En mi caso es necesario el que me pongan el catéter ya que la extracción no me la pueden hacer directamente a través de las venas de los brazos por tenerlas muy castigadas, debido a tantas extracciones, como ya comentaba ayer.

Entro en una especie de quirófano, me ponen anestesia local y me implantan el catéter en la ingle. Sólo tengo palabras de agradecimiento para las profesionales que me han atendido. Y digo “las” porque todas eran mujeres.

Un celador me vuelve a llevar a la Unidad de Aféresis y comienza el proceso de la extracción de células madres. A través del catéter me conectan a una máquina que saca sangre de mi cuerpo, extrae las células para quedarnos con ellas y congelarlas y devuelve la sangre de nuevo a mi cuerpo serrano. No duele, sólo se hace pesado el estar tanto tiempo conectado a la máquina, pero como podía tener el móvil y encima la compañía de mi mujer la mayor parte del tiempo, estuve distraído. Y además pude conversar de manera muy amigable con Charo, Loli y Antonio. Incluso con Charo nos seguimos mutuamente en Twitter y la he hecho seguidora de este humilde blog. Así da gusto, la verdad. Cuando uno se encuentra con profesionales a los que les gusta tanto su profesión y saben atender a los pacientes con tanto cariño, a uno le hace sentirse tranquilo, confiado y seguro de encontrarse en buenas manos.

En torno a las 13:30 terminamos y el doctor Jesús Marín y el enfermero Antonio me confirman que no hemos podido conseguir todas las células necesarias -algo muy habitual el no conseguirlo en un sólo día-, por lo que mañana seguiremos con las extracciones. Seguramente no haga falta tanto tiempo para conseguir todas y ya el viernes tendré que volver a ir para que me quiten el catéter.

No quiero terminar el post sin volver a agradecer desde aquí el apoyo, el ánimo y la fuerza que me mandáis familiares, amigos, compañeros, gente que conozco virtualmente y gente que no conozco de nada. De verdad que estoy abrumado por la cantidad de mensajes, comentarios y “me gusta” recibidos a través de las redes sociales. Me ayudan una barbaridad, por eso os sigo contando todo el proceso y por eso sigo animado, con fuerza y con el #SeguimosJuanma para conseguir el #yomecuro.

Preparándonos para el TAMO

Algunos os preguntaréis qué es eso del TAMO. Pues es el acrómino de Trasplante Autólogo de Médula Ósea, que es lo próximo que está previsto que me hagan para seguir luchando contra ese mieloma múltiple que se incrustó en mi cuerpo sin que nadie lo invitara, pero con el que estamos dispuesto a acabar. Y si no acabamos con él -porque dicen que el mieloma múltiple es una enfermedad incurable-, al menos dejarlo adormilado una buena cantidad de años, de 50 años p´arriba :-).

El trasplante se llama autólogo porque se hará con mis propias células, por lo que no necesitaré donante. Esto es una ventaja, porque al ser mis células no hay posibilidad de rechazo. Sin embargo, se trata de un trasplante y por supuesto tiene “sus cosillas”. Y antes de llegar al trasplante tenemos que hacer unas pruebas y tratamientos previos.

Todo este proceso me lo harán me lo están haciendo ya en el Hospital Universitario Virgen del Rocío de Sevilla, en el Centro de Diagnóstico, donde se encuentra la Unidad de Hematología encargada del tratamiento de este tipo de enfermedades.

Este pasado mes de julio me han visto las doctoras Carrillo y Escamilla, han visto mi historial, me han explicado todo el proceso a seguir y me han planificado las pruebas y tratamientos a realizar antes de hacer el trasplante.

Ya me he hecho un par de analíticas completas, un raspado de médula para ver cómo están las células y lo próximo será una aféresis, en la que se trata de extraer las células madre de mi cuerpo que sean buenas para congelarlas y posteriormente implantármelas en el trasplante.

Hasta el 25 de agosto me dejan descansar de tratamiento y, a partir de ese día, durante 6 días consecutivos tendré que inyectarme dos veces al día un medicamento que me facilitarán desde la Farmacia del Hospital, que lo que hace es estimular las células para llevarlas desde los huesos a las venas para su posterior extracción en la aféresis. También tendré que inyectarme heparina para evitar la coagulación de la sangre. Y después de estas inyecciones me harán la aféresis, supongo que en septiembre. Tras ello un par de meses de tratamiento con Lena y Velcade como los 4 que ya he hecho para finalmente hacer el trasplante. Para esto me dicen que tendré que estar un mes ingresado y en aislamiento pues me dejan prácticamente vacío, por lo que estaré muy bajo de defensas y la posibilidad de coger infecciones crece mucho. De ahí la necesidad del aislamiento y del control continuo.

Me han hecho firmar varios papeles de autorizaciones que por supuesto he firmado, porque sé que estoy en buenas manos y que el personal sanitario que me está atendiendo está haciendo todo lo posible para acabar con el maldito mieloma o, al menos, para minimizar su acción negativa sobre mi cuerpo.

He intentado resumir en estas breves líneas todo lo que me han dicho las doctoras sobre el proceso a seguir hasta llegar al trasplante. La verdad es que me lo han explicado muy bien y así lo intento trasladar aquí para informarte a ti que me sigues y te preocupas por cómo estoy y cómo llevo el tratamiento.

Tengo clara cual es mi prioridad en estos momentos, que es curarme, pero tengo que reconocer que, aunque estemos en período vacacional, echo de menos mi instituto, mis clases, mis compañer@s, mis alumn@s, mis líos TIC… pero también tengo claro que volveré con las pilas cargadas.

Seguimos en el camino, seguimos con fuerza y animado y sigo agradeciendo que estéis ahí conmigo ayudándome a superar esto, porque sigo estando seguro que #yomecuro

Continuará… #SeguimosJuanma

Así imposible fallar…

Ya he contado por aquí en más de una ocasión que me siento muy querido, que el acompañamiento que estoy sintiendo por parte de familiares y amigos para plantar cara al maldito mieloma es tan brutal que así es imposible que no me cure.

Sigo recibiendo a diario mensajes de ánimo, llamadas, tuits, whatsapps, telegrams, mensajes en Facebook, correos, comentarios en este blog… Intento contestar a todos y creo que hasta ahora no me he dejado a nadie atrás y vuelvo a insistir en que sentirme tan arropado y con tanta gente remando en la misma dirección me hace ser muy optimista y estar animado y con fuerza para seguir afrontando el tratamiento y el próximo trasplante de médula que me harán y del que en un próximo post daré más información. Bueno, en realidad os contaré lo que me han dicho mis doctoras.

Ayer fue otro día muy especial para mí. Celebrábamos la barbacoa de final de temporada de nuestro Coro de San José Obrero en nuestro campo. Un día de convivencia para pasarlo bien. Pero además de comer, beber -yo SIN, por supuesto-, bastantes bañitos en la piscina y algún que otro cantecito, me prepararon una sorpresa que me llenó de emoción.

Me llevaron fuera engañado para recoger de un coche unos supuestos regalos que yo debía entregar a cada componente del coro… y mientras tanto estos componentes del coro y mi familia se colocaron estratégicamente para hacer esta foto:

Todos con camiseta con el #yomecuro y el #SeguimosJuanma que de un tiempo a esta parte tanto estoy usando en las redes sociales. ¡Y una pancarta rotulada por los niños discapacitados que atiende Ana Belén! No pude contener la emoción, es que no me esperaba nada y fue un auténtico sorpresón. Y encima mi amigo Castro lee esta carta que me dedica Valentín García -recientemente nombrado hijo adoptivo de Triana-  tras haber contactado con él:

Son palabras que llegan y que a la vez animan a seguir. Y en esas estamos porque #yomecuro… y Valentín también.

Muchas gracias a Castro, a Yoli y a Ana Belén como principales ideólogos de este sorpresón, a todos los componentes del coro, amigos y amigas con los que comparto tantas horas de ensayo y tantos cantes y a mi familia que, por supuesto, siempre están ahí, con camiseta y sin camiseta, para lo que haga falta.

También me rgalaron una chapa especial, aunque todos ellos también tienen su chapa con el #yomecuro y el #SeguimosJuanma, que algún día haremos trending topic 🙂

Seguimos en el camino…

Se aproxima el final de curso y me consta que mis compis docentes están hasta arriba de trabajo con evaluaciones, memorias y reuniones y papeleos varios. Y los que son interinos más aún, porque tienen que compatibilizar todo esto con las oposiciones, cuyo primer examen se celebra este próximo fin de semana. ¡Suerte para tod@s!

Este año me he librado de todas estas tareas -reconozco que lo que peor sigo llevando son las sesiones de evaluación, aunque supongo que algún día me acostumbraré- porque sigo de baja y luchando contra mi enfermedad en este camino que elegimos, aunque sigo haciendo alguna que otra cosilla para ayudar a mis compañeros del equipo directivo desde la distancia.

Esta misma tarde me hacen una biopsia de médula para ver cómo andamos de células madre, porque parece que el protocolo para todo el tema del trasplante está próximo a empezar, según me ha comunicado mi hematóloga. Todo eso será en el Hospital Virgen del Rocío, pero tendremos que esperar los resultados de la biopsia para ver cómo se va desarrollando todo. Os lo seguiré contando…

De momento vamos por el buen camino, el tratamiento no me está sentando mal, he ganado mucha movilidad en el brazo derecho y el dolor que tenía ha disminuido bastante. Todo esto hace que los ánimos sigan arriba. Además, la familia, los amigos, los compañeros… siguen ahí, por lo que es imposible venirse abajo con la cantidad de mensajes de apoyo recibidos. El trasplante que me harán se llama TAMO (Trasplante Autólogo de Médula Ósea), por lo que es un autotrasplante y, por tanto, no necesito donante, aunque si lo necesitara os aseguro que voluntarios no me faltarían.

Me ha dado por hacerme una camiseta y una gorra con el #yomecuro y el #SeguimosJuanma, mis dos hashtag de cabecera en estos momentos. Me voy a cambiar la foto en todos mis perfiles de las redes sociales porque está claro que mi prioridad ahora mismo es la que es…