Mi camino elegido porque… #yomecuro #SeguimosJuanma

Escribo Dicto el contenido de este post a las 4 de la mañana y no precisamente porque acabe de llegar de la feria, que sí que fui, sí, pero a las 10 de la noche ya estaba en casa. La medicación que estoy tomando me produce insomnio y tengo que gestionarlo de la mejor manera posible.

Llevo más de 3 meses de baja médica por enfermedad. La primera desde que comencé a trabajar en el año 94, que fue cuando aprobé las oposiciones de profe de matemáticas de secundaria y me hice funcionario. Ahí empezó mi vida laboral, no había trabajado nunca antes, ni siquiera como interino. Pues desde entonces hasta el 8 de enero de este año jamás me he tenido que dar de baja, afortunadamente, claro está. Es más, que yo recuerde nunca he faltado por enfermedad a mi trabajo. Para más inri, hasta me casé en verano, un 5 de julio, por lo que el permiso de boda también me lo comí con papas…

Y ahora toca parada. Y menos mal que ese tropezón que me pegué en la escalera del instituto el pasado 24 de noviembre hizo que el hombro derecho me doliera tanto que me fuera directamente a urgencias y allí fue donde me dijeron que ahí se veía algo raro. Sigo trabajando con un dolor inmenso en el brazo hasta las vacaciones de Navidad, pero a la vez empiezo visitando al traumatólogo y haciéndome pruebas. Todas estas pruebas parecen indicar que tengo un problema tumoral en el húmero derecho, quizás producido por un mieloma múltiple, que es un tipo de cáncer en la sangre producido por células malignas generadas en la médula, como finalmente se ha confirmado que tengo, según ha diagnosticado la hematóloga que me atiende y que me ha puesto el tratamiento combinado que tengo que seguir con vistas a hacer un trasplante de médula.

Y claro, cuando a uno le cuentan una cosa como ésta se queda un poco plof. ¿Lógico, verdad? Pero tras la preocupación inicial -y que todavía existe- toca levantar cabeza y tomar una serie de decisiones que paso a resumir en este listado:

  • Aunque sabemos que a día de hoy el mieloma múltiple es incurable, yo estoy seguro que me voy a curar.
  • Si no me curo del todo, al menos podremos tratarlo y seguir viviendo con la calidad suficiente el mayor tiempo posible. Hasta que sea viejecito, vamos. Que me quedan todavía muchas cosas que hacer en esta vida, que es la única que tengo.
  • Se me planteaban dos posibles caminos: o quedarme en casa aislado del mundo y encerrado en una casi depresión, o bien contarlo, compartirlo y dejarme querer y ayudar. Elegí este último camino y creo que no me he equivocado.
  • Llevar una vida con la mayor normalidad posible, para no amargar a los que están a mi alrededor.
  • Agradecer a mi familia más cercana su inestimable ayuda; sin ellos y sin ellas nada sería igual.
  • Agradecer a mis amigos presenciales y virtuales la cantidad de mensajes de ánimos que me llegan. Incluso de gente que no me conoce de nada. Ayudan una cantidad bestial.
  • Saber desconectar y delegar cosas de todo lo que llevaba p´alante. Aunque no del todo, porque con algo me tengo que distraer.
  • Aprender a decir NO a cosas que me llegan que antes siempre eran SÍ, pero cuando no se puede, no se puede. Más adelante volverá a ser SÍ. La prioridad ahora está clara cuál es.
  • Disfrutar del día a día. Si un día me levanto bien, tengo que aprovecharlo, para que no se me caiga el techo de mi casa en lo alto. Afortunadamente los días buenos ganan por goleada a los días malos, hasta el momento.
  • Buscarme distracciones que me mantengan ocupado la mayor parte del día, para no estar pensando siempre en lo mismo. Escribo en este humilde blog más que nunca, tengo a Netflix y a HBO volteados, leo bastante, navego mucho por internet y uso las redes sociales como habitualmente hacía, aunque lo que para nada hago es buscar información sobre lo que tengo. Y cuando me encuentro bien salgo a dar mi paseíto.
  • Retirada del alcohol de forma absoluta recomendada por los médicos y autoimpuesta por mí. Menos mal que dejé de fumar hace ya varios años.
  • Quedar con amigos que quieren verme. Soy muy afortunado, me siento muy querido y me encanta compartir momentos de Cruzcampo SIN 🙂
  • Hacer caso a lo que me dicen los médicos y confiar en ellos, que son los que saben de esto.
  • Hacerme socio de la Fundación Josep Carreras, porque me parece lamentable tener que leer noticias como ésta de hoy mismo:

En nuestro IES Chaves Nogales ya colaboramos con ellos recaudando fondos con actividades solidarias, después de que nos dejara nuestro alumno Adrián por culpa de la leucemia.

Actualización: Ya soy socio de la Fundación Josep Carreras contra la leucemia:

  • Rezar. Soy creyente y ahora rezo como nunca.

Me he sentido muy identificado con Valentín García, periodista de Canal Sur que anteriormente estaba en la Cadena SER y que he escuchado en bastantes ocasiones. Él también ha decidido escoger el mismo camino que yo. Ha contado su enfermedad en su blog y se ha hecho viral en redes sociales. Tiene cáncer de pulmón por culpa del maldito tabaco y metástasis en la hipófisis y está en pleno tratamiento. Le he escuchado sus tres entrevistas: en “Hoy por hoy Sevilla” de Radio Sevilla con Salomón Hachuel, en Canal Sur, con Ton Martín Benítez y en “La ventana”, con Carles Francino.

Y digo que me siento muy identificado con él porque ambos hemos elegido el mismo camino  para afrontar la enfermedad, ambos tenemos 50 años y dos hijos – en mi caso hijas-, ambos tenemos a la Cruzcampo como cerveza preferida… aunque en lo que más nos diferenciamos es en que él es bético y yo sevillista. Hemos intercambiado varios tuits, él atiende en la medida de lo posible todo el cariño que le llega, intentando responder lo máximo, lo mismo que intento hacer yo, aunque evidentemente a él le llega muchísimo más que a mí, por lo que fácil no debe ser. No le conozco personalmente, pero al igual que muchas personas le he cogido un cariño especial por la decisión que ha tomado y que a mucha gente está ayudando. ¡Bien por ti, Valentín! Me encantaría que cuando volvieras a estar por Sevilla pudiéramos coincidir y poder compartir una Cruzcampo SIN fresquita para poder hablar, entre otras cosas, de los éxitos de tu equipo y del mío, aunque entiendo que ahora mismo esto esté en un segundo plano. Ya sabes que seguimos, porque #yomecuro – hashtag creado por ti- #noscuramos #SeguimosJuanma #SeguimosValentin…

Carta a mi madre

Esta tarde hemos recordado familiares y amigos a mi madre en una misa que hemos celebrado en la Parroquia de San José Obrero al cumplirse casi un mes que ya no está con nosotros.

Me he atrevido a leer una carta al final de la misa. No me ha salido muy bien porque la emoción me lo ha impedido por momentos, pero como estaba escrito con el corazón me lo han sabido perdonar.

Algunas de las personas asistentes me han dicho que les gustaría leer la carta y es por eso que os la dejo aquí:

“No ha sido fácil escribir estas líneas y más difícil aún va a ser leerlas, pero tengo que hacerlo por ella.

Lo primero que quiero hacer es darle las gracias al Padre Antonio por sus cariñosas palabras y a todos los que aquí estáis -familiares y amigos- por acompañarnos en estos momentos de recuerdo a mi madre.

Manuela Rodríguez, Manoli, fue una gran mujer. Una gran madre, esposa, hermana, tía, suegra, abuela…  y una luchadora y trabajadora incansable. Si algún día se decide hacer el monumento a la mujer creo que mi madre podría servir de modelo. Sé que hay muchas más mujeres que podrían serlo, pero no me cabe duda que la Manoli podría ser una de ellas.

Mamá, nos has dejado con 74 años, la misma edad con la que nos dejó papá hace 8 años. Y ambos por culpa de la maldita enfermedad. Creíamos que no iba a ser tan pronto, pero es que al final el maldito bicho ha corrido demasiado y ya nada se podía hacer. Pero siéntete orgullosa de lo que has dejado por aquí. Han sido innumerables las condolencias y las muestras de cariño recibidas y esto ha de ser por algo.

Tu padre, mi abuelo Paco, vivió contigo hasta su fallecimiento. Tu hermano, mi tío Carlos, vivió contigo hasta tu fallecimiento. Pero no te preocupes porque no se ha quedado solo; tu hija Chari, mi hermana, se ha venido a vivir con él junto con su marido Joaquín y sus hijos Manuel y Ángela. Y por supuesto también está ese Migue que tanto querías y del que no sabríamos qué habría sido de su vida si tú y mi padre no os hubiérais convertido en ángeles de la guarda. Y mi hermana Auxi también está ahí. Y nosotros, por supuesto. Seguiremos siendo la misma familia unida que tú y papá habéis conseguido que fuéramos, no lo dudes.

Esta pasada Semana Santa ha sido distinta, muy distinta, pero supongo que desde allí arriba me habrás visto acompañar a la Virgen de los Dolores a su paso y cómo le cantamos el coro de San José Obrero. Y me habrás visto con el pañuelo en el besamanos del Gran Poder gracias a mi amigo Pepe y donde casualmente estaba tu hermana Rosario, mí tía. ¿Le dijiste tú que fuera para que me viera? Porque no sé si fue una casualidad… Este año lamentablemente no he podido salir en Los Gitanos, pero gracias a mi compañera Eva he podido disfrutar de otro gran momento de la Semana Santa: he visto el paso de la Hermandad de la Macarena por la calle Parras desde el balcón de su casa. Y el Lunes Santo estuvimos todos en la calle Venecia para ver a la Hermandad del Polígono San Pablo. Como siempre hacíamos contigo, mami.

Y ahora viene la feria y lo que nos vamos a acordar de ti… pero iremos, porque estoy seguro que tú quieres que vayamos. ¡Lo que a ti te gustaba que nos juntáramos toda la familia en nuestra caseta, comiéramos juntos, cantáramos sevillanas, bailáramos…! Te prometo que intentaremos que todo siga siendo igual, porque estoy seguro que tú quieres que sea así.

Echo de menos el ir a verte a tu casa, el hablar contigo por teléfono -últimamente varias veces al día para preguntarnos mutuamente cómo estábamos-. Ay, cuánto siento el que te hayas ido con la pena de que yo estuviera malito, pero no te preocupes que entre las ayudas que tengo por aquí abajo y las de ahí arriba estamos haciendo un equipazo que no van a poder con nosotros. De esta salimos seguro.

Echo de menos tus okeis en el whatsapp y en el Facebook. Personalidad y clase hasta en las redes sociales. Una crack mi chica del ok.

Con la de escaleras que has subido durante toda tu vida, como tú misma decías, espero que para subir allí arriba San Pedro se haya portado y te haya puesto el ascensor de las grandes ocasiones, porque tu forma de vivir y tus acciones te hacen merecedora de ello. Mira que has visitado cristos, vírgenes y santos, la de veces que has ido detrás de María Auxiliadora todo el camino, la de promesas que has hecho y has cumplido… no me cabe duda de que allí arriba te tienen que estar mimando, porque ganártelo te lo has ganado con creces. Pero más que por esto, por tu forma de ser, por tu familiaridad, por tu liderazgo, por tu buen corazón, por ser tan buena persona, por luchadora, por querer tanto a los tuyos…

Ten por seguro que aquí no te vamos a olvidar, que seguirás estando en nuestras vidas, en nuestros eventos familiares, en nuestro día a día… porque has sido tan importante para nosotros que olvidarnos de ti es poco menos que imposible.

Te quiero, mamá. Te queremos, Manoli. Seguimos…

Muchas gracias a todos por acompañarnos”.

Hay que seguir, que lo próximo que está aquí es la Feria de abril…

Cambiamos el tratamiento… #SeguimosJuanma

Ya conté por aquí que en mi vida comenzaba una nueva historia. Pues bien, la historia continúa…

Ayer estuve en la consulta de mi hematóloga acompañado de mi mujer, la que viene conmigo a todos los sitios. Es mi chófer, mi vestidora, mi cuidadora… debido a que al no poder mover el brazo derecho no puedo hacer muchas cosas. No tendré días suficientes en mi vida para poder agradecerle todo lo que mi Merchi está haciendo por mí.  Y ella me dice: ¿y tú no harías por mí lo mismo? No te quepa la menor duda, cariño.

Tenía cita en la consulta de la doctora Pereira a las 20:45, gracias a un hueco que me había abierto en su agenda, porque quería verme para explicarme el cambio de tratamiento que empezaba ayer, aunque previamente me había llamado por teléfono para explicármelo todo, pero teníamos que vernos cara a cara para resolver todas las dudas e inquietudes que yo tenía, que no eran pocas.

Entramos tarde, bastante tarde, porque la consulta llevaba retraso. La gente en la sala de espera muy nerviosa, pero cuando entran en la consulta agradecen que le dediquen el tiempo que sea necesario, como debe ser, claro. Fuimos los últimos y estuvimos una hora dentro, ya sin prisa porque no había nadie esperando, pero pudimos resolver todas las dudas que teníamos. Cerramos la consulta con la doctora a las 23:35 horas.

Básicamente el cambio de tratamiento es debido a que la doctora me recomienda que me haga un trasplante de médula y la medicación que estaba tomando anteriormente no era la más adecuada para el tema de las células madres. Nos lo explicó todo muy bien, nos dijo que este tratamiento es el más recomendado por los especialistas que tratan el mieloma múltiple -que es lo que yo tengo- y que debido a los resultados de las analíticas y a mi edad lo más recomendable es hacer un trasplante de médula, pues es lo que más garantía da para el futuro, teniendo en cuenta que el mieloma no se cura.

Desde que me enteré de lo del trasplante, a cada persona que se lo cuento se me ofrece como donante -y bien que se lo agradezco-, pero no será necesario, porque se trata de una autodonación. Podemos decir de forma muy resumida y para que se entienda bien que se trata de sacar todas las células, eliminar las malas y quedarnos con las buenas. Evidentemente es un proceso complicado, que necesita aislamiento y que se hará cuando termine los 4 ó 6 ciclos de 28 días de este tratamiento nuevo que me ha puesto.

Si hay algo que me gusta en esta vida es que alguien haga su trabajo con gusto y dedicación; y si hablamos de profesiones como la mía o como la de mi doctora, donde tratamos con personas y hay mucho de vocación, todavía más. A esta mujer se le nota que le gusta su profesión, ya está jubilada pero sigue en su consulta dándolo todo por sus pacientes, tratándolos con cariño, explicándole todo y escuchándoles. Al menos esa es mi experiencia y le agradezco mucho el trato y la cercanía.

Y luego vendrá el tema que tanto odio de la burocracia y el papeleo, pero de momento no me voy a preocupar de esto porque ya tengo bastante. Tiempo habrá de hincarle el diente y lo que haga falta. Soy consciente de que éstos son tratamientos caros pero, ¿qué culpa tiene uno de que un visitante inesperado llamado mieloma haya querido ejercer de okupa en mi cuerpo serrano?  Lo que cabría preguntarse es el porqué son tan caros estos tratamientos sí están pensados para salvar la vida de las personas. ¿Alguien puede responder a esto?

Pero vamos que yo me voy a curar. Bueno, del todo no, porque ya sabemos que el mieloma no se cura, pero me acostumbraré a vivir con él. Este viernes termino el tratamiento de 23 sesiones de radioterapia en el hombro y la verdad es que estoy notando mejoría porque ya no me duele tanto y he ganado algo de movilidad.

Seguiré pinchandome el Velcade y tomando todas las pastillas del tratamiento -dice mi mujer que algunas de ellas debo saborearlas, por lo caras que son :-)-.  Yo estoy animado y con fuerza y dispuesto a seguir adelante. Y con los ánimos y lo bien acompañado que me siento por tanta gente que me quiere y me aprecia no me cabe duda de que esta batalla la ganamos. No será fácil, pero ganaremos, porque vamos a luchar para ganar.

Por aquí os seguiré contando… #SeguimosJuanma

El viaje que no he podido hacer: #viajeIESChN

Ayer terminó el viaje de fin de etapa del alumnado de 4º de ESO del IES Chaves Nogales. Un viaje que empecé a organizar junto a mi compañera Fátima, pero del que lamentablemente me tuve que desligar al darme de baja, aunque desde la distancia he intentado ayudar en todo lo que he podido, fundamentamente en temas de cuotas, pagos a la agencia… los temas económicos, vamos, como buen secretario que soy 🙂

Es el cuarto viaje que se organiza en el IESChN; yo participé en la organización y fui a los tres anteriores y afortunadamente siempre salió bien, gracias a la colaboración de alumnos y profes acompañantes. Desde el principio en nuestro centro se ha intentado que el viaje de fin de etapa de 4º fuera de tal forma que pudieran ir la mayor parte del alumnado, por lo que no debía ser demasiado caro (en torno a 500 €), se debían ofrecer posibilidades de financiación, como la venta de mantecados, y el poder pagar por cuotas. Por otra parte, debe ser un viaje a la vez atractivo y educativo, con una combinación de actividades culturales, deportivas y de ocio.

En esta ocasión se han vuelto a batir récords, pues han ido 146 alumnos y alumnas (sí, has leído bien: 146), 8 profes y 3 conductores de Autocares Amuedo que ya son amigos, pues es el tercer viaje en el que nos acompañan.

El viaje comenzó a las 4 de la madrugada del lunes 2 de abril y se salió con dirección al Parque Warner de Madrid. Al día siguiente, visita por el centro de Madrid y asistencia al musical “El Rey León”. El tercer día de viaje se visitó el Monasterio de Piedra y su Parque Natural antes de llegar a Jaca para establecer la sede para realizar las actividades multiaventura en el Pirineo aragonés: senderismo, raquetas de nieve y rafting. Unas actividades espectaculares con unos monitores muy profesionales. Y el viaje de vuelta en autobús hasta Zaragoza y en AVE hasta Sevilla.

Seguro que, como siempre, habrán ocurrido decenas de anécdotas, unas más agradables que otras, pero se habrá disfrutado y pasado bien. En este tipo de viajes se estrechan relaciones entre alumnos, entre profes y entre alumnos y profes. La gente siempre nos dice que tenemos mucho valor los profesores que nos atrevemos con esto y quizás no les falte razón, pero si no estamos unos cuantos locos, ¿que pasaría con el viaje de estos chavales? ¿Se podría hacer? Me temo que no.

Las familias también agradecen el seguimiento que han podido hacer del viaje gracias a las redes rociales: creamos un canal de Telegram para la información inmediata y se publicaba diariamente información y fotos en el Twitter y el Facebook del instituto con el hashtag #viajeIESChN.

También hemos creado una carpeta compartida en Drive donde cada uno irá subiendo sus fotos del viaje para conseguir un álbum compartido y creado entre todos. Cosas de usar G Suite y las aplicaciones de Google en nuestro centro.

Y ahora que han llegado todos sanos y salvos me encuentro con este correo de Álvaro, delegado de 4ºF, a los que yo les doy les daba clases de Matemáticas:

Buenas tardes, Juanma. 
Escribimos este correo con el fin de poder decirte que, tal y como aseguraste, nos lo hemos pasado muy bien y hemos disfrutado muchísimo en el viaje de fin de curso, conociendo luagares nuevos y guardando nuevas experiencias en nosotros. Aún así, ya te comentamos que este viaje no sería lo mismo sin ti, y podemos asegurarte de que así ha sido. Sabemos muy bien que te habría gustado muchísimo estar junto a nosotros y no pudiste, aunque debemos decir que más allá de todo, te encontrabas con nosotros, y es por ello, más que por lo que dijimos en la primera frase de este email, por lo que te escribimos esto: para hacerte saber que siempre has estado y estarás con nosotros, y que tienes todo el apoyo y cariño por nuestra parte. Además, para demostrártelo, qué mejor que una foto?
Un abrazo.
La clase de 4ºF.​
Y cuando uno lee estas líneas y ve esta foto, se le caen dos lagrimones, le embarga la emoción y corrobora que tiene la mejor profesión que existe y los mejores alumnos del mundo. Muchas gracias, chic@s. Me ha llegado al alma. Esto me ha dado más fuerza todavía para afrontar a partir de mañana el segundo ciclo de mi tratamiento… #SeguimosJuanma

Os presento a una artista: Patricia Díaz

Os dejo la última grabación realizada por mi hija Patri en un estudio de grabación profesional. Se trata de la canción “Amarte por mil años más”. Espero que la disfrutéis tanto como yo la he disfrutado:

En próximos posts pondré nuevas canciones de Patri.

Una Semana Santa diferente

Cartel de la Taberna cofrade "Tós x ="

Ayer fue Viernes de Dolores y no empezó muy bien la cosa, pues sólo pudo salir una de las hermandades del día, la de Bellavista. La lluvia hizo estragos a primeras horas de la tarde, aunque a partir de las 8 ya no volvió a llover.

Hoy es sábado de Pasión, un día importante en nuestra familia, pues sale a la calle – si el tiempo no lo impide, que esperemos que no- la Hermandad de San José Obrero, una de nuestras hermandades. Mis sobrinos Manu y Ángela, mi mujer y mi hija Patri irán de nazareno y por primera vez harán estación de penitencia al templo de los Gitanos. Y allí intentaremos estar. Parece que el tiempo dará hoy una tregua y podrán salir las hermandades del día a la calle.

Y por la noche habrá que cambiar la hora. Y mañana será Domingo de Ramos, uno de los días más bonitos del año y al que le pega que siempre haga sol, pero parece que este año no será así, al menos desde por la mañana, aunque esperemos que esto no sea impedimento para que podamos disfrutar de las cofradías del Domingo de Ramos sevillano.

Según los partes meteorológicos que he visto y escuchado, parece que a partir del Lunes Santo el tiempo mejora, hasta el jueves inclusive y es a partir de la madrugada del viernes cuando parece que puede venir otro frente que puede hacer peligrar el final de la Semana Santa, aunque esto todavía no se ve muy claro. Tendremos que esperar a que avance la semana para tener pronósticos más certeros.

¿Por qué será para mí una Semana Santa diferente? Pues fundamentalmente porque no podré vivirla como suelo vivirla habitualmente. Será la primera Semana Santa sin mi madre, que no es que ella fuera muy capillita, pero teníamos esos momentos, esas costumbres, esas tradiciones… que repetíamos año a año. Ese lote de coser botones en las túnicas de nazareno mía y de sus nietos, de pegar escudos en las capas… Esas torrijas y corbatas que hacía y que tan buenas estaban. El ver a sus nietos de nazareno, el ver a la cofradía del Polígono San Pablo por la calle Venecia toda la familia juntos, el ver por la mañana del Viernes Santo a su hijo y a sus nietos acompañar a la Virgen de las Angustias de nuestra hermandad de los Gitanos. Momentos que quedarán en el recuerdo.

Por primera vez en mi vida no he sacado la papeleta de sitio para salir de nazareno acompañando a mí Virgen de los Gitanos. El año pasado cumplí 50 años de hermano y por primera vez me quedo sin salir, porque el tratamiento que estoy siguiendo no me permite hacer la estación de penitencia. Pero el año que viene, Dios mediante, ahí estaremos de nuevo con más fuerza que nunca.

Soy el más capillita de los tres hermanos y he tenido la suerte de que a mi mujer y a mi hija Patri también les guste mucho esto. Este año tendremos que ir más relajados y no podremos ver tantas cofradías ni en sitios tan complicados de gente y bullas como nos solíamos meter, pero intentaremos disfrutar de la Semana Santa lo mejor posible, porque la Semana Santa de Sevilla es única.

Dicen que las cosas que se maman desde chico es difícil después cambiarlas. Yo no estoy muy de acuerdo con esta afirmación, pero desde luego en el caso de mis vivencias de semana santa sí que se cumple. Mi infancia cofrade transcurrió en la calle Placentines, en el taller de encuadernación de mi familia materna “Encuadernación Gutiérrez”, un sitio estratégico para vivir la Semana Santa, junto a la catedral y a la cuesta del bacalao, por el que pasaban -y siguen pasando- una gran cantidad de cofradías y donde disfrutábamos muchísimo. Es verdad que no había la masificación que hay hoy en día, los pequeños nos podíamos mover libremente para pedir caramelos, cera, etc (en aquellos tiempos no había estampitas). Pero esto ya lo conté en este mismo blog hace 10 años.

Señor de las Tres Caídas de San Isidoro por Placentines

Era una forma muy familiar de vivir la Semana Santa. De hecho, mis padres, mis tíos y algunos de mis primos, una vez que la familia dejó el taller de encuadernación, prácticamente no volvieron al centro para vivir la Semana Santa, salvo para ver a Los Gitanos y poco más.

Nosotros sí seguimos, intentamos disfrutar la Semana Santa al máximo. Este año será algo distinta, sí, pero la disfrutaremos también.

¡Feliz Semana Santa para todos!

Manuela Rodríguez, la chica del OK

Nos dejaste, mamá. Y qué duro se nos está haciendo… pero no dudes ni un solo momento que seguiremos adelante, todos unidos, como a ti te ha gustado siempre.

Manuela Rodríguez, la Manoli, como todo el mundo te llamaba, GRANDE entre las grandes, mujer de bandera, madre, esposa, abuela, tía, hermana, suegra…. como nadie he conocido. Y es que es difícil destacar en tantos aspectos, pero está claro que eso va en la persona y a ti en buena persona es difícil hasta empatarte.

Seguro que muchos dirán que se me ve el plumero, que si yo era tu ojito derecho, que si tú eras mi ojito derecho… y no les falta razón. Tengo que reconocer que yo sentía -y siento- auténtica predilección por mi madre, porque me ha demostrado a lo largo de toda la vida lo luchadora que ha sido, lo trabajadora que ha sido, lo bien que ha sabido llevar adelante su familia… y, en definitiva, lo líder que ha sido para todos los que vivíamos alrededor de ella.

Nos has dejado con 74 años, la misma edad con la que nos dejó papá hace 8 años, justo el día antes de ganar mi Sevilla FC la última Copa del Rey en Barcelona. Y ahora tú, justo el día después de la hazaña del Sevilla en Manchester, nos dejas. Maldito cáncer. Maldita epidemia del siglo XXI. Lo que más siento es que te hayas ido con la pena de verme malito, pero tú no te preocupes porque de esto vamos a salir sí o sí, pues hay mucha gente empujando para ello.

¿Y esto de “la chica del OK”? Tu seña de identidad de los últimos tiempos, mami. Desde que me dijiste aquello de: “Juanma, yo quiero tener un móvil para ver las fotos de mis nietos, que es que las veis ustedes y yo no las veo”. “Venga mamá, vamos a modernizarnos, vamos a por un smartphone, vamos a ponernos el whatsapp, cuenta de Facebook y vamos a trastear…” Y así empezó ella con las redes sociales: cada frase que escribía la acababa con un OK, era su seña de identidad. Comentaba todo lo que poníamos sus hijos y gente allegada, encontró a gente que hacía tiempo que no veía, le gustaba y nuestros amigos estaban encantados con ella. Eso que dicen de “genio y figura hasta la sepultura” lo hemos llevado hasta las últimas consecuencias y hasta en su esquela aparece:

Andaluza por los cuatro costados, defensora de tu tierra y de tu gente, devota a más no poder, pidiendo por todos los que te rodean y cumpliendo una promesa tras otra… Tú sí que te mereces la medalla de Andalucía, por todo lo que has hecho a lo largo de tu vida. “La chiquitita”, cómo te decían tus hermanas… No era nadie la chiquitita… qué manera de organizar… ¡Que organizar no es lo mismo que mandar, eh! No nos equivoquemos… 🙂

Y esta mañana no me sonará el teléfono como lo venía haciendo todas estas mañanas atrás para preguntarme cómo había pasado la noche, que si me había dolido el brazo… y yo preguntarte cómo estabas tú. Y a mediodía otra vez… y por la noche otra vez… y lo echaré mucho de menos. Tú más preocupada por mí que por lo que tú tenías en lo alto, como siempre te ha pasado. Pero estoy muy contento de poder habernos despedido de ti como a ti siempre te ha gustado: todos juntos en casa.

El haber sido capaz de construir una familia como tú has construido, el haber sido capaz de que te quiera y te aprecie tanta gente, se ha demostrado a la hora de despedirte. Ha sido una cosa impresionante la cantidad de gente que nos ha acompañado, que nos han mandado besos y abrazos y que han querido estar contigo, y esto sólo es porque tú te lo has ganado. Orgullosos que estamos de ti.

No me cabe la menor duda de que San Pedro ha tenido que sacar la alfombra de las grandes ocasiones para recibirte allí arriba, porque tú aquí abajo has hecho los deberes pero a base bien: No se ha podido rezar más en la vida, no se han podido visitar más cristos, vírgenes y santos, no se han podido realizar y cumplir más promesas… pero esto no es lo importante; lo verdaderamente importante es que no se ha podido ser más buena persona que lo que tú has sido. Y esto allí arriba lo tienen que tener muy en cuenta…

Hasta siempre, mamá. Dale un besito a papá y ya sabes que por aquí… seguimos.

Te dejo aquí una canción interpretada por tu artista favorita: tu nieta Patri que dice eso de… “Vivimos siempre juntos”.

Empezamos…

Tras más de 3 meses y medio de visitas a médicos, realización de analíticas y pruebas varias y papeleo diverso, hoy por fin comienzo mi tratamiento para terminar con eso malo que ha entrado en mi cuerpo, que se cree que ha entrado para quedarse, pero eso no se lo cree ni harto de vino, vamos a por él y vamos a poder con él.

Me han detectado un mieloma múltiple que me ha dañado el húmero derecho. Esto requiere un tratamiento combinado de pastillas y quimio para tratar el mieloma y de sesiones de radioterapia para tratar la lesión del hombro. Será un tratamiento largo, en principio de varios meses y desde luego que no será fácil, más que nada por los posibles efectos secundarios que tienen este tipo de tratamientos. Pero yo estoy animado, me encuentro fuerte y con toda la ayuda que estoy recibiendo aún más, por lo que no me cabe la menor duda de que vamos a poder con ello.

¿Que por qué lo cuento por aquí si esto es algo que pertenece al ámbito privado de cada uno? Simplemente porque me siento en deuda con la cantidad de compañeros, amigos y familiares que, de una u otra forma, se han preocupado -y se siguen preocupando- por mi salud. Es tal la cantidad de llamadas y mensajes recibidos por distintos medios que si tuviera que hacer una lista necesitaría varios folios. Muchas gracias por hacerme sentir tan querido.

Y hacerle caso a los médicos, que son los que saben de esto, Muchas gracias a los doctores Santos y González y a las doctoras Fernández y Pereira y a sus respectivos equipos por el trato recibido en todo momento. En profesiones como la medicina o la educación se nota mucho quien la ejerce por vocación y quien no, porque se trata con personas y yo he tenido la suerte de que los médicos que me están atendiendo son vocacionales.

Muchas gracias también a mis compañeros y amigos del IES Chaves Nogales, de las redes, de mi claustro virtual, de los eaberos, de mi grupo de “los del 67”, de mi grupo de la feria, de mi coro, de mi grupo de “repensar la primaria”, de mis amigos matemáticos, de mis googleros de GEG España, de mis vecinos, de mi grupo de padeleros, de mis alumnos, de sus padres… En definitiva, gracias a tod@s por estar ahí y mandarme tantos ánimos y energía positiva.

Mención aparte merecen mi gente más cercana: mis hermanas, mi cuñado, mi sobrino Migue y mi tío, que están volcados en el cuidado de “la chica del ok”, de la más grande: mi madre. Está pasando una mala racha y lo que más siento es no poder ayudar como yo quisiera. Y mis hijas y mi mujer están centradas en ayudarme a mí. Lo de mi mujer es espectacular. ¿Alguien sabe dónde se puede encargar un monumento? Porque creo que Mercedes Delgado -mi Merchi- se merece un monumento. Debido a mi inutilidad -no puedo mover prácticamente nada el brazo derecho-, la necesito prácticamente para todo, desde ayudarme a vestirme hasta llevarme a todas las pruebas médicas. Aunque mi enfermera Sole dice que “de inútil nada”. Que inútil es alguien que no quiere revertir la situación y que ese no es mi caso. Pues si es así efectivamente tienes razón, Sole porque está claro que yo quiero revertir la situación y lo vamos a conseguir, con la ayudita también del que está ahí arriba.

Y gracias a la recomendación de mi amiga Consuelo seguiremos cantando eso de… Resistiré…

Empezamos… y seguimos.

Mami, andaluza, podremos con ello…

Mami, mañana celebramos el Día de Andalucía y me gustaría que un año más cuando vaya mañana a tu casa a verte -que también es la mía-, vea esa bandera colgada de tu balcón. Esa que pones todos los años, sí; porque ahora se ha puesto de moda eso de colgar banderas, pero lo tuyo viene de antaño, desde ese año 77 en el que tanto se luchó por la autonomía andaluza, pero como nosotros la entendemos por aquí: autonomía de inclusión, no separatista. Y así año tras año… y qué le gustaba a tu padre -a mi abuelo Paco- y qué le gustaba a tu marido -a mi padre- y qué nos gustaba a todos -y qué nos gusta- ese pedazo de bandera presidiendo toda la plazoleta donde vivimos y donde enteramente parece que vive la alcaldesa del barrio. Ahí la tenéis:

Este año a los dos nos ha tocado estar un poco chunguillos, pero bueno… va a ser algo temporal, porque desde luego con nosotros no van a poder esos bichos malos que se meten en el cuerpo con nosequé intenciones. Ahora es cuando uno se da cuenta de lo que es realmente importante en la vida: la salud, la familia y rodearte de amigos y personas que te aporten. De salud ahora mismo no vamos muy sobrados, pero de familia y amigos ni te cuento. Y los que están ahí arriba que también velan por nosotros, porque tú te has encargado durante toda tu vida de “hacer los deberes” ¿verdad, mami? Por eso, cuando alguien ve cosas raras donde no las hay, o se enoja por gilipolleces, o cree que se le acaba el mundo por un problema mínimo y superficial, entonces es cuando te das cuenta de lo que es verdaderamente importante en la vida… y por eso hay que cuidarlo tanto. Yo siempre lo he tenido presente, pero te aseguro que ya no se me olvida, mami.

Nos toca estar fuertes, animados y recibiendo todo el apoyo de la gente que nos quiere, que afortunadamente es mucha. Y seguir ese tratamiento que nos han puesto los médicos, que son los que verdaderamente saben de esto. Tú el tuyo y yo el mío. Y dejarnos querer. Y sentirnos orgullosos de esa Chari, esa Auxi, ese tito Carlos, ese Migue, ese Joaquín, esos peques, esa Merchi, esa Vero y esa Patri que se desviven porque no nos falte ni gloria y siempre están ahí.

Y seguiremos respondiendo llamadas y mensajes, porque el tener una enfermedad no quiere decir que tengamos que esconderlo; tampoco se trata de ir contándolo a los cuatro vientos -aunque yo ahora esté haciendo algo de eso al ponerlo por aquí-, pero cuando tu gente cercana y la no tan cercana te demuestra que se preocupan por ti es de justicia tenerlos informados y cómo se va desarrollando todo. No molestan, ¿verdad, mami? No molestan, al revés, nos ayudan.

Y todo esto lo escribo un 27 de febrero bastante distinto a los que he vivido los años anteriores, pero el cuerpo me lo pedía así.

¡Andaluza, disfruta de tu día de Andalucía!

¡Disfruta de tu tierra!

¡Siéntete orgullosa de haber nacido aquí!

¡Siéntete orgullosa de tu habla andaluza!

¡Siéntete orgullosa de tu gente!

¡Siéntete orgullosa de tu bandera!

Y grita conmigo: ¡Viva Andalucía!

Mami, ya sabes… ¡seguimos!

Encuentro GEG España en Zaragoza

El próximo 17 de marzo se va a celebrar en el CEIP Joaquín Costa de Zaragoza el encuentro de la comunidad GEG España de educadores que trabajan con G Suite en el ámbito educativo. Es un encuentro organizado por educadores para educadores, aunque cuenta con el patrocinio del Departamento de Educación, Cultura y Deporte del Gobierno de Aragón y de la Fundación Bias y la colaboración de distintos partners y empresas, entre ellas Google for Education.

Toda la información referente al Encuentro podéis encontrarla en este site creado para la ocasión.

Aunque pertenezco al equipo de coordinación de la comunidad GEG España como dinamizador, en esta ocasión no he podido participar en la organización del Encuentro ni lamentablemente podré asistir al mismo, pero desde aquí te animo a que si te es posible te inscribas, porque seguro que aprenderás un montón y podrás compartir experiencias con otros profesores que también trabajan con G Suite en el aula y usan otras metodologías.

Me consta el trabajo que están desarrollando mis compañeros del equipo de coordinación junto con el profesorado responsable del IES Blecua y del Departamento de Educación para que todo quede genial. Formularios, hojas de cálculo, documentos, sites…  en definitiva, trabajo colaborativo para la organización del Encuentro.

El programa se divide en ponencias, experiencias y talleres de ejemplos de metodologías activas y recursos usando G Suite en el aula: gamificación, flipped learning, porfolios educativos, ABP, evaluación por rúbricas, realidad virtual, aplicaciones de soporte… Y se finalizará con una mesa redonda de impulso a la comunidad por parte de educadores de Aragón.

Un encuentro con plazas limitadas a 400 asistentes y que en los pocos días que lleva abierta la inscripción hemos podido comprobar que el número de inscripciones crece de manera espectacular. Seguro que el Encuentro será un éxito y sólo espero que el año que viene se pueda organizar un evento similar aquí, en Andalucía, y yo pueda estar en el equipo de organización aportando todo lo que pueda.

Gracias por vuestro trabajo desinteresado y por compartir tanto, Miguel, Alberto, Pedro, Javier, Jaume, Koldo, Enrique, Vicenç, Vicente, Pablo, Ana, Valentín, Rosa…

Seguimos…